Personajes ilustres

Personajes ilustres

Son muchos los personajes ilustres que deberíamos incluir en este apartado, pero nos hemos centrado en los más estudiados y quizás por ello más conocidos. Para aquellas personas que quieran conocer más sobre estos personajes y su obra, así como de otros personajes importantes de Almendralejo le remitimos a la página web de historia de Isidro Rodríguez Gomato y a la bibliografía específica y enlaces de interés que se incluyen dentro de la sección de Turismo.
 

RODRIGO ORTIZ VELEZ

Nació en el año 1527 en Almendralejo; en 1562 partió como soldado junto con su hermano al recién descubierto Nuevo Mundo. Se casó con Constanza Ortiz y del matrimonio nacieron varios vástagos que tuvieron gran importancia para la historia de Puerto Rico. Su vida destaca por ser el fundador y alcalde ordinario de la Real Villa de San Germán en Puerto Rico; antes había sido cabildo, procurador general del consejo, capitán y alférez de caballo.

La ciudad de San Germán había estado ubicada en varios lugares, pero debido a la inseguridad por los ataques se había cambiado varias veces de emplazamiento, tras ser atacada en numerosas ocasiones, porque se situaba en una zona porteña muy vulnerable a los ataques y la población se había visto considerablemente reducida. En 1567 la ciudad sufrió un ataque por parte de la isla Dominica que saqueó y quemó la villa. Don Rodrigo estaba en Santo Domingo y cuando llegó a la ciudad se encontró con su casa quemada y su familia secuestrada, su mujer fue herida y su hijo murió. De nuevo, siendo Don Rodrigo Procurador General del Concejo, en 1571 la ciudad fue atacada por corsarios que robaron los bienes de laiglesia y quemaron todo lo que pudieron. La población junto con Don Rodrigo obtiene el apoyo del Gobernador para trasladar la ciudad a un lugar más seguro, dicho permiso fue concedido por Real Provisión en 1572, pero la Real Provisión no sería cumplida por el Gobernador hasta 1574, año en el que se realiza el traslado, desempeñando Don Rodrigo la jurisdicción ordinaria y la administración civil. Gracias a esto se consiguió alejar a la ciudad del constante saqueo de los piratas. Así pues el mérito de Don Rodrigo radicó en la política, la administración y lo militar. En la ciudad de San Germán llamada así en honor a la segunda esposa del rey don Fernando, Doña Germana de Foix, se recuerda a su fundador con una calle a su nombre y un busto que recuerda sus hazañas, además en el escudo de la ciudad aparece un león tomado del blasón de los Ortiz de Almendralejo.
 

JOSÉ DE ESPRONCEDA

José Ignacio Javier Oriol Encarnación de Espronceda Delgado nació en 1808 en el Palacio de Monsalud de Almendralejo. Su padre Juan de Espronceda era militar y estaba de paso por la zona cuando su esposa María del Carmen Delgado se puso de parto, pues era frecuente que las esposas de los militares viajaran con ello. La Marquesa de Monsalud le ofreció alojamiento en su casa y el destino quiso que Espronceda naciera en esta ciudad. Durante su infancia su familia viajó de un lugar a otro debido a los conflictos militares y Espronceda fue testigo directo de las calamidades de la guerra, pero no existen apenas datos sobre su infancia. El joven regresó a Madrid hacia 1820 y pronto comenzó a desarrollar su vocación literaria, estudió humanidades en el colegio de San Mateo, bajo la dirección de don Alberto Lista, importante poeta romántico el cual influyó en el joven tanto en los estudios de letras como en el pensamiento, inculcándole la ideología liberal. Espronceda con quince años fundó junto con algunos compañeros La Sociedad Masónico-Patriótica de los Numantinos de corte liberalista, de la cual era su presidente, fueron juzgados y condenados en 1825 por conspiradores, a Espronceda le condenaron a cinco años de reclusión en el Convento de los Franciscano de Guadalajara, pero fue absuelto al poco tiempo por intervención de su padre. Cuando regresó a Madrid se marchó a Portugal, pero la presión portuguesa sobre los refugiados españoles se había recrudecido y recluyeron al poeta en el castillo de San Vicente con orden de expulsión del país. Entonces se marchó a Londres, donde conoció la familia Mancha exiliada también por motivos políticos y de cuya hija Teresa se enamoró, poco después Espronceda se marcharía a Bruselas y al poco tiempo a París. Hacia el año 1831 se trasladó a Londres, donde la familia Mancha vivía modestamente y Teresa se había casado por motivos económicos con Gregorio del Bayo, rico comerciante de origen español establecido en Londres. Cuando se encontraron los antiguos amantes surgió de nuevo el amor y Teresa se marchó a París con su marido y allí la esperó Espronceda para fugarse juntos, estableciéndose en París.

Espronceda regresó a España en 1833, acogiéndose a la amnistía general a favor de todos los liberales emigrados, Teresa lo haría meses más tarde. Después del nacimiento de la hija de ambos, la joven se vuelve a fugar con un nuevo amante a Valladolid, abandonando a Espronceda y a su hija. El poeta no renuncia y va a buscarla logrando la reconciliación. La joven moriría en 1839 casi en el olvido del poeta.

Espronceda decide ingresar en el cuerpo de Guardia de Corps, pero es expulsado 1834 por hacer pública una poesía de corte liberal y patriótica. En 1837 ingresa en la Milicia Nacional y hacia 1840 fue destinado por motivos políticos a la Embajada Española en Holanda. En 1842 Espronceda regresa a España para ocupar el cargo de diputado por Almería, anteriormente había presentado candidatura por la provincia de Almería en 1836, por Granada en 1837 y por Badajoz en 1838, consiguiendo ser diputado por Almería el mismo año en que le sorprendió la muerte a los 34 años de edad.

Espronceda era un hombre de mentalidad abierta que amaba la actividad y el compromiso, muy interesado por la política. Su estilo poético se incluye dentro del género del romanticismo, corriente político-cultural europea perteneciente a la primera mitad del siglo XIX. Su obra evoluciona con el paso de los años, escribe obras propias del romanticismo histórico, poesías de crítica socio-política, creando un estilo propio cuya obra más representativa es “La canción del Pirata”. Espronceda sabe que a través de su poesía puede denunciar y criticar las injusticias y además escribía en varios periódicos de tendencia liberal y democrática. Su obra no es muy extensa, compuso sobretodo poemas y obras narrativas.Su verso es apasionado, lleno de evocaciones líricas y patrióticas, propio de su juventud rebelde. Algunas de sus obras más importantes dentro de la poesía lírica son el"Canto a Teresa" símbolo del dolor y sufrimiento incluida dentro de“ El Diablo Mundo,”"A Jarifa en una orgía," “El verdugo,” “El mendigo,” “Al Sol,” “La canción del Pirata” y “El estudiante de Salamanca”; obras dramáticas como “Blanca de Borbón”; en el género de la novela “Sancho Saldaña,” y en teatro escribió “Ni el tíoni el sobrino” y “Amor venga sus agravios”. Además colaboró con varios periódicos y escribió numeroso artículos. Su obra se vio truncada por su temprana muerte.

CAROLINA CORONADO

Victoria Carolina Coronado Romero de Tejada nació 1820 en la Plaza del Altozano 6, hoy Plaza de Espronceda de Almendralejo,la casa fue derribada en 1936 y sobre el solar se construyó el Banco Español de Crédito. A los cuatro años se trasladó a vivir a Badajoz porque su padre trabajaba en la Diputación de Badajoz y después sería encarcelado por cuestiones políticas. Tuvo una formación cultural de acuerdo a una niña de familia acomodada, aprendió las labores de costura, y su madre le inculcó una moral propia de una familia cristiana y valores como la sencillez, el orden, el recato o la abnegación. Pero los tiempos habían cambiado y las jovencitas debían completar su formación con otras disciplinas como el dibujo, la pintura, la música o saber escribir y contestar cartas de forma correcta. Pero a pesar de todo la joven no era como la demás, se vislumbraba algo diferente en ella que no tardaría en aflorar, su vocación innata por la literatura, con una formación que se puede decir que fue autodidacta. Carolina leía los libros de la biblioteca familiar a escondida y comenzó a aprender idiomas por su cuenta; pues con una temprana edad su afición literaria comenzó a revelarse cuando escribió su primer poema con apenas diez años y tenía dieciséis cuando Espronceda le dedicó unos versos.

La joven tenía una enfermedad epiléptica y para recuperarse pasó unos años en Andalucía hasta que en 1848 se marchó a Madrid donde será muy bien recibida por El Liceo Artístico y Literario que le dedicó una velada, puesto que Corolina era conocida en el mundo de la literatura debido a que ya había publicado su primer libro de poemas; fue admitida en el Instituto Español y en todos los liceos de España, hecho insólito en aquella época al tratarse de una mujer.

Entre los años 1850 y 1852 Carolina vivía entre Badajoz y Madrid, en 1851 se le diagnosticó tuberculosis y la trasladaron en estado muy grave a Madrid para ser atendida por un prestigioso médico que le salvó la vida. Después de su recuperación realizó un viaje de placer por Francia e Inglaterra. Regresó de nuevo a Madrid y poco después se casó con un diplomático norteamericano secretario de la Embajada de su país, Horacio Perry. El matrimonio estableció su residencia en Madrid, en un palacete que se convertiría pronto en el centro de la vida intelectual y literaria madrileña. Allí se reunían los escritores, poetas, políticos, intelectuales de su época para realizar tertulias, leer las obras recién salidas de las entonces brillantes plumas de nuestros literatos, etc. Debido al cargo de su marido viajaron mucho por Europa y América, siendo muy conocida en algunas zonas de Estados Unidos.

En 1954 muere su hijo mayor Horacio y veinte años después su hija Carolina lo que produjo en la escritora un gran desequilibrio en su personalidad unidos a los constantes estados catalépticos, y poco a poco deja de escribir y se marcha con su marido a su palacio de Mitra en una finca cerca de Lisboa. Su marido murió en 1891 y su cuerpo permaneció embalsamado en la capilla del palacete hasta la muerte de la poetisa, cuya salud mental se había agravado con la muerte de Horacio.

Carolina era una mujer de pensamiento liberal, había tenido una educación cultural propia de aquella época para una niña de la pequeña burguesía, pero su afición a la poesía fue una vocación innata que ella aprendió de forma autodidacta y se convirtió en una mujer excepcional. Carolina teníalas ideas muy claras, era contraria a la pena de muerte y como estaba casada con un diplomático tenía la posibilidad de pedir indultos y además gozaba de la amistad de Isabel II, acogió en su casa varios políticos sublevados, siempre estaba en la avanzadilla debido quizá por haber vivido en un ambiente culto pero sobre todo a su carácter, condicionado por la represión fernandina sufrida por su padre que fue encarcelado y por las penalidades sufridas tanto su madre como ella por ese motivo.

La obra literaria de Carolina se encuadra en el Romanticismo, dentro de la etapa de evolución y tránsito del Romanticismo a una poesía más realista o conceptual. Su primer poema impreso se publicó en 1839 cuando tenía 19 años, escribió poesía, novelas, ensayos, artículos y teatro. Estuvo desde muy joven en contacto por cartas con el erudito escritor madrileño Hartzenbush, que se convirtió en su maestro y mentor.

Su obra poética conservada se desarrolla sobre todo entre 1839 y 1852. Su poesía se puede clasificar en tres etapas:

* La primera etapa que abarca desde 1939 a 1943 se caracteriza por ser una poesía que gira entorno a un tema principal que es la naturaleza y de su fusión con el yo lírico, algunas de sus obras encuadradas dentro de esta etapa son “ A la soledad,” “Melancolía,” “A las nubes,” etc.

* La segunda etapa recoge los poemas que escribió entre 1843 y 1851, es su etapa más madura, rica y compleja donde el recurrente tema de la naturaleza se combina con otros como el feminismo, la sátira, la preocupación social y política, los temas cotidianos y hechos históricos, la leyenda, los personajes ilustres, la religión, los temas amorosos, los filosóficos, etc., algunas de sus poesías de esta etapa “A la bondad de Dios,”“La esperanza en ti,” “A Alberto,” “Adiós al año 1848,” ”El dolor de los dolores,” “La Fe perdida,” etc.

* La tercera etapa comprende los poemas escritos desde 1952 hasta su muerte, etapa de desorientación y perdida de capacidad creadora debido a la muerte de sus hijos y marido y a su vejez.

Su obra narrativa publicada es la menos extensa, escribió tres novelas largas y dos cortas, la más conocida de ellas es la titulada “Jarilla” publicada en 1850 muy relacionada con el paisaje natal de la autora. La novela cuenta los desgraciados amores de un caballero llamado Román con la joven Jarilla. “La Sigea” es una obra seria y dramática y su última novela larga fue “La Rueda de la Desgracia” basada en la idea del tradicionalismo vasco. Sus dos novelas cortas“Adoración” cuenta también la trágica historia de un amor y “Paquita” trata en apariencia de una novela histórica pero en realidad se trata de una parodia de la novela romántica.

Sus obras de ensayos y de teatro son menos conocidas; los ensayos y prólogos, como “Elegía, ”escribió sobre la poetisa Safo y Santa Teresa en la revista del romanticismo “El Seminario Pintoresco Español”, crónicas periodísticas sobre las impresiones que tuvo viajando por Centro Europa que escribió para la revista madrileña “La Ilustración Universal” con el nombre de “Un paseo del Tajo a Rhin, descansando en el Palacio de Cristal” y en 1875 editó desde Lisboa “Anales del Tajo” se trata de un canto al río testigo de los acontecimientos de La vida. Escribió obras de teatro entre las que podemos citar "Petrarca", "Alfonso IV de León" o "El divino Figueroa".

 

EL MARQUÉS DE MONSALUD
 
Don Mariano Carlos Solano nació en Madrid en 1858, heredó de su padre el título de V Marqués de Monsalud en 1886. De su infancia hay pocos datos biográficos, estudió en Bruselas en un colegio jesuita y después estudió en la Universidad de Lovaina. Cuando muere su padreviene a vivir a su residencia de Almendralejo con su madre. Su vida en el palacio fue bastante tranquila en compañía de su madre. El Marqués realizaba excursiones arqueológicas por los pueblos extremeños en busca de restos arqueológicos. Su colección de piezas iría aumentando con el tiempo y formando parte de su gran colección de objetos arqueológicos y artísticos que por desgracia desaparecieron en su mayor parte, pues murió sin descendencia directa en 1910 y poco después moría su madre pasando el palacio a sus herederos.

El estudioso mantuvo un contacto muy fructífero por carta con el Padre Jesuita Fita, correspondencia importantísima porque en ella el Marqués le detallaba exhaustivamente cada pieza hallada, también publicaba sus hallazgos en la “Revista de Estudios Extremeños” y en el “Boletín de la Real Academia de la Historia”, formó parte de la Real Academia de la Historia desde 1898. Su vida transcurría entre las excursiones por el campo en busca de nuevos hallazgos, preparando sus trabajos e investigaciones y los viajes esporádicos a la Academia en Madrid.

La labor del Marqués se ha puesto en tela de juicio por los estudiosos Mallón y Marín en su libro “Las inscripciones publicadas por el Marqués de Monsalud”que lo acusaron de farsante, pero no vamos a entrar en esa discusión por eso remitimos a todo aquél que esté interesado a la bibliografía específica recomendada.

Pero sin lugar a duda el mérito de Monsalud fue recoger una gran cantidad de piezas arqueológicas que sin duda la mayoría de ellas nunca hubieran formado parte de ningún estudio ya que hubieran desaparecido; aunque en la actualidad la mayoría de estas piezas tienen un paradero desconocido, quedan algunas piezas repartidas por los museos y las propias que alberga La Colección de Monsalud en Almendralejo.

Monsalud pudo cometer muchos errores a entusiasmarse demasiado con las inscripciones y hacer quizás traducciones muy precipitadas, pero sin duda su reconocimiento mayor radica como hemos dicho en su empeño por salvar una gran cantidad de piezasdel olvido y la destrucción, y debido a su prematura muerte no vio cumplido su sueño de realizar de un museo con las piezas de su colección.

 

MARCO SUÁREZ MURILLO
 
Nació en 1880 en Almendralejo, fue capellán en el convento de Santa Clara durante cuarenta años y antes había impartido clases en el Seminario de Badajoz. Pero fue como escritor de prólogos para varios escritores y por sus escritos de filosofía ycrítica literaria por lo que más se le conoce; pero dejó de publicar cortando así su futura y brillante carrera de escritor. En Almendralejo se le recuerda también por ser uno de los participantes que se reunieron en 1946 con el alcalde para crear la BibliotecaMunicipal que hoy lleva su nombre y se ubica en el Convento de San Antonio.

 

ENRIQUE VÁZQUEZ CAMARASA

Nació en 1880 en Almendralejo, estudióHumanismo en el Seminario de Badajoz y en la Universidad Pontificia de Comillas, años después sería docente en estas dos instituciones, en Astorga y en Madrid. Fue nombrado por el Papa Director Nacional de la Obra de la Propagación de la Fe. Alfonso XIII lo designó Capellán de Honor y predicador del Rey;pero Enrique destaca sobretodo por buen orador y por intervenir como intermediario cuando era canónico de la catedral de Madrid ante el general Moscardó en el Alcázar de Toledo para que éste liberase a mujeres y niños del bando republicano, pero no lo consiguió. Se marchó exiliado a Francia y murió en 1946.

Como orador destacan las oraciones fúnebres dedicadas al Papa Benedicto XV y a Antonio Maura. Como escritor de ensayos destaca “Necesidades de hacer estudios para informar a la Ciencia del pensamiento de Santo Tomás de Aquino,” “La autoridad doctrinal de la Iglesia Católica,” “La conquista de Granada,” “La idea de libertad,” “La Cátedra Sagrada” y la encíclica “Humani Generis Redemptionem”, así como también realizó numerosas conferencias relacionas con la libertad de pensamiento, la moral católica y la moral racionalista, el valor educativo del Arte,etc.

 

MANUEL ANTOLÍN Y ROMERO DE TEJADA

Nació en 1895 en la calle El Pilar de Almendralejo y murió a los 43 años de edad. Su infancia la pasó en varios pueblos extremeños, porque su padre era Juez de Primera Instancia e Instrucción y toda la familia se desplazaba con él a los donde era destinado, pero su padre murió repentinamente y tuvo que regresar a Almendralejo instalándose la familia en el número 13 de la calle Palacio, hoy calle Ricardo Romero. Desde muy joven mostró gran interés por la pintura y después de acabar sus estudios de bachillerato se dedicó de lleno a lo que más le gustaba, pintar. Se marchó aMadrid becado por la Diputación de Badajoz donde estudió en la Escuela de Bellas Artes; el joven pintor para obtener algún dinero extra se dedicaba a copiar a los grandes maestros del Museos del Prado y de la Academia de San Fernando, vendiendo las copias.Durante su estancia en Madrid el nunca perdió el contacto con su tierra y partición en varios eventos culturales y con motivo de la inauguración en 1920 del Museo Provincial de Bellas Artes de Badajoz donó una obra a pastel “Estudio” y el Museo también adquirió dos obras más del pintor. En 1921 regresa a Almendralejo desilusionado por la falta de apoyo prometida por los organismos oficiales, este mismo año se casó con su novia Josefa Sigffredi. En 1928 consiguió una plaza como profesor de dibujo lineal y artístico en Instituto Nacional de Enseñanza Media de Zafra y años después también impartiría clases en el Colegio de Nuestra Señora de la Piedad en Almendralejo.

Su obra artística es muy amplia a pesar de su corta vida,participó en varios salones de pinturas, exposiciones y concursos; destacando las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes y La Exposición Iberoamericana de Sevilla; la crítica siempre le apoyó tanto en su forma de pintar como por su personalidad, y pese a su juventud era muy conocido estando a la altura de los importante pintores extremeños de la época. En 1935 el Círculo de Bellas Arte de Madrid organizó una exposición monográfica de sus obras, la cual obtuvo grandes elogios por parte de la crítica y del público. Sus obras se encuadran dentro de la pintura costumbrista extremeña de la primera mitad del siglo XX.Son obras realizadas al óleo o pastelque refleja la sociedad del momento, quizás algo idealizada, con trazos y pinceladas llenos de color y vivacidad que muestran a unos personajes alegres y cercanos, muy próximo a la temática y colorido de otro ilustre pintor extremeño de la época como Eugenio Hermoso. La temática de su obra fue variada como la campesina, la femenina o el retrato fueron las más frecuentes. El retrato de Antolín es un retrato realizado con minuciosidad y serenidad, quizás el género que el pintor más cultivaría a lo largo de su trayectoria debido a los numerosos encargos que le realizaban; también realizó numerosas obras de temática infantil creando en un álbum fotográfico de sus tres hijos. Sus obrasestán repartidas por muchas ciudades de España, hay que tener en cuenta que la mayoría de las obras fueron por encargo o son retratos familiares y se encuentran en manos de particulares, y hay muchas otras en paradero desconocido. En Almendralejo se puede contemplar un enorme lienzo en el Salón de Juntas del Ayuntamiento llamado “El santo del amo” que se presentó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid en 1926. Algunas de las obras más conocidas son “Segador extremeño” reproducido en la portada de la revista Blanco y Negro en 1922, “La chaquetía,” “Fiesta en el campo,”“Violetas,”“ De lamesma cogolla,” “La novia del Grajo,” “La Morenilla,” “De la Tierra de Barros” o “La mujer del gallo” entre otras”.

 

PEDRO NAVIA

Nació en 1897 en la calle Nueva de Almendralejo, hoy llamada Pedro Navia. Su padre muere en 1902 y su madre para sacar a su familia adelanteabrió una pequeña chacinería, con ayuda de familiares, pero la tienda no prosperó y se marchó a Sevilla para que sus hijos trabajasen.   Desde pequeño Pedro mostró su excelente habilidad para realizas trabajos con el barro y comenzó de aprendiz con el escultor José Lafita de Sevilla, allí aprendió la técnica del modelado y vaciado de escultura.Además de trabajar se matriculó en la Escuela Industrial de Bellas Artes de Sevilla obteniendo el diploma de Modelado y Vaciado. Gracias a los premios conseguidos y a su reconocimiento profesional el joven ceramista comenzó a trabajar en la conocida fábrica de cerámica de Ramos-Rejano de Sevilla desde 1920 hasta 1924, año en el que decide montar su propia fábrica en el Barrio de Triana de Sevilla con el nombre de "NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD. TALLERES DE ORNAMENTACIÓN ARTÍSTICA EN BARROS COCIDOS Y VIDRIADOS".
En estos años Sevilla se está preparando para celebrar la Exposición Ibero-Americana del año 1929 y le encargaron gran parte de la decoración de la Plaza de España que se estaba construyendo, este hecho hará que el escultor sea muy conocido en Sudamérica realizando para estos países numerosos encargos. En Sevilla lleva una vida tranquila y económicamente holgada, se relaciones con los artistas e intelectuales de la zona, hasta que muerea los 63 años de edad.   Su cuerpo fue trasladado por expreso deseo del artista a su lugar de nacimiento y yace junto a sus padres en una tumba decorada con una lápida sepulcral cocida en los hornos de su fábrica de Triana.

Su obra es muy extensa tanto en azulejaría como en escultura. Sus obras de azulejería destacan por los motivos decorativos usados, propios de la ornamentación renacentistas como guirnaldas, frutos, elementos vegetales policromos.Su obra escultórica se encuadra dentro de la temática   realista del siglo XIX, la tradición neorromántica y neobarroca de la imaginería local, relacionado con la corriente artística llamada “de transición”.

Su producción artística fue muy numerosa con obras en Sevilla, Huelva, Granada, Badajoz, Aceuchal, Valverde de Llerena y en Almendralejo los Bustos de José de Espronceda y Carolina Coronado situados en el parque de Espronceda, el zócalo del Baptisterio de la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación, imágenes religiosas y piezas de terracota que se encuentra en Museo Devocional, decoración del patio central y en la escalera principal que da acceso a la Comisaría de Policía en el antiguo ayuntamiento y un gran número de fachadas repartidas por toda la población que muestra sus obras.

Más imágenes: