PRIVACIDAD EN INTERNET

Desde la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ponen a nuestra disposición una serie de consejos básicos para el uso de intenernet, promoviendo el uso seguro y responsable, explicando los riesgos a los que estamos expuestos y proporcionando las pautas necesarias para sacar partido a los servicios sin comprometer nuestra seguridad y privacidad.

Además el uso masivo de dispositivos móviles inteligentes, hace que todos los servicios se puedan consumir en cualquier lugar y a cualquier  hora del día o de la noche. 

En buena parte de los casos, los servicios más usados en la red se prestan gracias a la cantidad de información y datos personales que los usuarios aportamos, tanto a las empresas que ofrecen los servicios como a otros usuarios, por lo que debemos ser conscientes de los riesgos que esto puede suponer para nuestra seguridad y privacidad.

¿TE HABÍAS PARADO A PENSAR QUE TUS DISPOSITIVOS ALMACENAN MUCHA INFORMACIÓN PRIVADA?

DEBES PROTEGER ADECUADAMENTE TUS DISPOSITIVOS:

Uno de los principales motivos para proteger nuestros dispositivos móviles es salvaguardar nuestra información personal y la de aquellas personas con las que nos comunicamos: contactos, fotografías, vídeos, correos electrónicos, etc., y que no nos gustaría perder o que cayesen en manos de terceros. 

Es obvio que si pierdes o te roban el móvil te quedas sin la información. Una APP maliciosa puede ser capaz de eliminar o utilizar tus datos sin que lo sepas. Las redes wifi públicas (aeropuertos, cafeterías, bibliotecas, etc.) pueden no ser seguras ya que, o no cifran la información que se transmite a través de ellas, por lo que cualquier usuario conectado con ciertos conocimientos podría hacerse con ella, o porque desconocemos quién está conectado a esa misma red y con qué fines. 

El riesgo de pérdida o robo siempre va a existir. Por tanto: 

- Utiliza un código de desbloqueo de la pantalla (código numérico o patrón) y cifra la información para que si esta situación se produce, dificultes el acceso a la persona que acabe con el dispositivo en sus manos.

- Haz uso de herramientas de seguridad que te ayudarán a localizar el dispositivo, bloquearlo e incluso eliminar la información almacenada en él.

- Realiza copias de seguridad en otro soporte para que, pase lo que pase, no pierdas la información almacenada en el móvil o tableta.

- En el dispositivo, sólo aplicaciones seguras: Descárgalas únicamente a través de los canales oficiales de los fabricantes. Así te aseguras de que las aplicaciones han sido revisadas tanto por ellos como por los usuarios.

- Revisa previamente la valoración y los comentarios que los usuarios han hecho sobre una determinada app. Cuando se comporta mal o de manera sospechosa, los propios usuarios se encargan de reflejarlo en los comentarios.

-Instala una herramienta antivirus para que detecte posibles apps maliciosas que se intenten colar en tu dispositivo.

Cuidado con las redes wifi públicas a las que te conectas. Si las usas:  No intercambies información privada o confidencial. No te conectes al servicio de banca online. No realices compras 

¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LAS CONTRASEÑAS?

Elige contraseñas fuertes o robustas de al menos 8 caracteres y compuesta por:  mayúsculas (A, B, C?)  minúsculas (a, b, c?), números (1, 2, 3?) y caracteres especiales ($, &, #...). No utilices contraseñas fáciles de adivinar como: ?12345678?, ?qwerty?, ?aaaaa?, nombres de familiares, matrículas de vehículos, etc.  No compartas tus contraseñas. Si lo haces, dejará de ser secreta y estarás dando acceso a otras personas a tu privacidad. No uses la misma contraseña en varios servicios Utiliza patrones para crear y recordar tus claves. Elige un símbolo especial: ?&?. Piensa una frase que no se te olvide nunca y quédate con sus iniciales: ?En un lugar de la Mancha? -> ?EuldlM?.  A continuación, selecciona un número: ?2?. Concatena todo lo anterior y tendrás una buena contraseña: Si eres olvidadizo, usa un gestor de contraseñas Cuando manejas muchas contraseñas y no eres capaz de recordarlas todas, utiliza un gestor de contraseñas. Es un programa que te permite almacenar de forma segura tus claves de acceso a los diferentes servicios. Solo necesitas recordar la clave de acceso al gestor de contraseñas, conocida como clave maestra, para consultar el resto de tus contraseñas. Eso sí, si la olvidas no podrás consultar el resto, por tanto, memorízala bien en tu cabeza. Cuatro estaciones, cuatro contraseñas A pesar de lo fuerte o robusta que sea tu contraseña, con el paso del tiempo puede verse comprometida. Cambia tus contraseñas periódicamente. TRUCO: Si al patrón anterior, le añades un elemento diferenciador (por ejemplo, la inicial del sitio web, producto, aplicación, juego o servicio), ¡Tendrás una contraseña diferente para cada uno.

¿SON SUFICIENTES LAS CONTRASEÑAS? 

La seguridad de un servicio protegido únicamente por una contraseña depende exclusivamente de la misma, esto implica un riesgo de seguridad ya que si alguien la obtuviera bajo alguna circunstancia, no solo tendría acceso a tu cuenta de usuario sino que también podría realizar actividades fraudulentas en tu nombre o curiosear tu información personal. 

Los ciberdelincuentes intentan robar contraseñas para acceder a nuestros servicios y manejarlos a su antojo mediante distintas técnicas:  ataques de tipo phishing o ingeniería social, virus diseñados específicamente para realizar esta función, accediendo de forma no autorizada a los servidores de un servicio donde se almacenan las contraseñas de los usuarios, espiando las comunicaciones de red. 

¡No te lo pienses! Añade una capa de seguridad extra a tu cuenta. Una forma de proteger una cuenta de usuario es haciendo uso de sistemas de verificación en dos pasos que consisten en añadir una capa de seguridad extra al proceso de registro/login de un determinado servicio online, es decir, para acceder a él, además de un nombre de usuario y una contraseña, será necesario que facilites un código que sólo tú conoces y que generalmente se obtiene a través del dispositivo móvil. ¿Qué consigues con esto? Dificultar el acceso a terceras personas a tus servicios online, ya que aunque consigan por algún método tu contraseña, necesitarán también introducir un código que sólo podrán conocer si disponen físicamente de tu teléfono móvil. ¿Cómo puedes obtener los códigos de seguridad? Dependiendo del servicio, podrás usar un método u otro, aunque entre los más implantados actualmente se encuentra el envío de un código a través de un mensaje SMS a un número de teléfono previamente configurado. Una vez recibido dicho código, hay que introducirlo como un segundo paso adicional antes de lograr acceder al servicio. Si tienes identificados dispositivos de confianza no tendrás que meter el código cada vez que quieras acceder a un determinado servicio. Marcándolo como tal, solo puntualmente tendrás que introducirlo, haciendo que la doble verificación resulte una tarea más ágil. Algunos servicios no disponen de opciones de verificación en dos pasos. Si te encuentras en esta situación, asegúrate de usar contraseñas robustas y gestiona éstas adecuadamente para evitar problemas de seguridad y privacidad. Aplicaciones que generan códigos aleatorios Mensajes SMS Número de teléfonos alternativos Mecanismos de seguridad adicionales:  Usuario + Contraseña 

NO ESPERES A TENER UN PROBLEMA PARA HACER COPIAS DE SEGURIDAD

Debes realizar copias de seguridad ¿Sabes por qué? El borrado accidental es una de las causas más frecuentes de pérdida de información aunque no es la única, también puede ser debido a la acción de algún virus capaz de cifrar o borrar la información, por la pérdida, accidente o robo del dispositivo que contiene la información: smartphone, tablet, portá- til, disco duro externo, pendrive, DVD, etc. o porque el dispositivo deje de funcionar correctamente. 

Consejos y recomendaciones

1. Selecciona la información que bajo ningún concepto te gustaría perder.

2. Elige los soportes donde almacenarás la información.

3. Haz la copia de seguridad y duplica la información en dos o más soportes. Por ejemplo, una copia podría estar en un disco duro externo y la otra en el disco duro del portátil o incluso en un servicio de la nube (Drive, Dopbox, etc.) 

4. Repite tus copias periódicamente Con cierta periodicidad actualiza tus copias para comprobar que sigue, por un lado la información disponible, y por otro, para incluir en dichas copias la nueva información que hayas generado 

¿SERÁ FIABLE ESTA PÁGINA?

Debes aprender a realizar trámites online de manera segura ¿Sabes por qué? Antes de hacer cualquier trámite online, debes asegurarte que la página donde lo estás haciendo es segura, especialmente si la acción implica facilitar datos sensibles. El objetivo es evitar riesgos como: acabar en webs fraudulentas que suplantan la identidad de empresas y servicios conocidos, comprar artículos falsificados a precio de originales, ser víctima de virus o fraudes que facilitan el robo de dinero y datos personales. 

Pon en forma a tu dispositivo, protégelo adecuadamente Lo primero que tienes que hacer es asegurarte que tu dispositivo está preparado para realizar los distintos trámites. Protégelo adecuadamente: instalando un antivirus y manteniéndolo actualizado para que detecte las últimas amenazas que circulan por la red. Tu equipo y sus programas, como el navegador, también tienes que mantenerlos actualizados y correctamente configurados.  Crea una cuenta de usuario por cada persona que vaya a utilizar el dispositivo. La conexión es importante, no la descuides. Siempre que vayas a realizar trámites online evita hacerlo desde redes wifi públicas. Conéctate mejor desde tu wifi de casa o con el 3G/4G del móvil. Eso sí, no te olvides de comprobar que tu red wifi esté correctamente configurada para evitar que desconocidos se conecten a tu red. 

Asegúrate que estás en la web que quieres estar. Cuando visites un sitio, comprueba que realmente es al que querías acceder. Fíjate en la URL, ésta empezará por https y mostrará un candado en la barra de direcciones. Cuando hagas clic sobre dicho candado, la URL también deberá estar bien escrita. Cuando termines, no te olvides de cerrar la sesión y pulsa sobre la opción de cerrar sesión al finalizar. Si no lo haces, tú sesión quedará abierta y tus datos personales y/o bancarios estarán visibles para las personas que utilicen el mismo dispositivo para conectarse a Internet. Otras recomendaciones útiles si vas a realizar... 

Gestiones con tu banca online o la administración pública:

1.- Mantén en secreto tus contraseñas de acceso. No las guardes escritas ni las compartas con nadie. 

2.- No respondas nunca a correos que te soliciten tus datos personales y/o bancarios. 

3.- Evita acceder a través de rededs wifi públicas.

4.- Ante cualquier duda, contacta directamente con el banco o el servicio público para solucionar el problema. 

COMPRAS ONLINE

1. Comprueba si el precio mostrado es el final o si hay que sumarle otros impuestos o cargos adicionales.

2. Averigua las formas de pago permitidas.

3. Consulta las opiniones que otros usuarios tienen sobre la página web o el vendedor mediante búsquedas en la red.

4. Revisa las condiciones de envío e identifica la política de devoluciones.

5. Asegúrate que la empresa tiene domicilio social, CIF, inscripción en el registro mercantil, et....

¿TENGO OBLIGACIÓN DE DAR MIS DATOS CUANDO ME LOS PIDEN?

Cualquier información que te identifique o pueda permitir que alguien lo haga es un dato personal, como son tu nombre y apellidos, DNI, correo electrónico o dirección IP. 

Tu preocupación es lógica, antes de facilitar tus datos personales debes analizar quien te los está pidiendo, para qué los va a utilizar y si es necesario que disponga de esa información. No es lo mismo la información personal que tienes que facilitar para contratar un seguro médico que para suscribirte a una web de compras online. Probablemente en el primer caso será necesario que aportes muchos datos personales e incluso información sobre tus antecedentes familiares, sin embargo, en el segundo sólo será necesario cumplimentar aquellos datos que estén relacionados con la realización de compras en línea (nombre y apellidos, DNI, datos de facturación, medio de pago, dirección de entrega...) 

Dar más información personal de la necesaria no es bueno ¿Sabes por qué?: recibirás spam, tu privacidad e identidad se pueden ver comprometidas, puedes ser víctima de extorsión o chantaje, si das datos de terceros, te pueden denunciar. 

Tú decides sobre tus datos personales y tus derechos ¿Los conoces?: tienes derecho a la protección de tus datos personales, esto te otorga la capacidad de disponer y decidir sobre toda tu información personal, se reconoce desde nuestra Constitución, también en el Derecho Europeo y, en particular, en nuestra Ley Orgánica de protección de datos personales (LOPD). 

Si alguien te solicita datos personales, debe informarte sobre:  la finalidad: para qué van a utilizarlos, el tratamiento que les darán: derecho de información, cómo ejercer tus derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación, Oposición).  Aunque permitas a una persona o entidad para que trate tus datos personales, esto tiene la duración que tú decidas. Puedes denegar el consentimiento si cambias de opinión. 

Excepciones: en determinadas ocasiones pueden tratarse tus datos personales sin tu consentimiento: cuando se protegen tus intereses vitales, cuando existe una ley que habilita a una entidad para hacerlo, cuando tus datos están incluidos en fuentes accesibles al público. 

No te olvides de los derechos de los demás. Nunca facilites información personal de terceros. No puedes disponer y decidir sobre los datos personales de otras personas salvo que te hayan dado su consentimiento, seas su tutor o les representes legalmente. Para más información sobre tu derecho a la protección de datos puedes consultar la guía del ciudadano sobre el derecho a la protección de datos publicada por la Agencia Española de Protección de Datos o visitar el canal del ciudadano disponible en su web www.agpd.es 

¿COMO ELIMINAR MIS DATOS PERSONALES QUE APARECEN EN EL BUSCADOR?

En ocasiones pensamos que por su aspecto, una web es fiable y responde a una determinada finalidad, por lo que no dudamos en entregar nuestra información personal sin informarnos bien sobre el tratamiento y uso que se hará de ella, lo cual es un error, porque puede provocar la pérdida de control de dicha información 

Debes aprender cómo ejercer tus derechos en la red ¿Sabes por qué? Todos los sitios web deben incluir en algún lugar el aviso legal y la política de privacidad, aquí es donde se indicará qué persona o entidad es responsable de la web y del tratamiento de los datos que has facilitado. Además, los responsables del servicio también deben informarte sobre quiénes son, dónde están ubicados y cómo puedes contactar con ellos. 

Por tanto, cómo mínimo en una web debe figurar la siguiente información: denominación social, CIF, domicilio social (dirección postal), información mercantil, etc, cómo van a tratar tus datos personales y cómo puedes ejercer tus derechos con relación a tus datos personales, consejos y recomendaciones.

Si quieres acceder, cancelar, rectificar tus datos o deseas oponerte a que sean tratados con determinada finalidad tienes que ejercer tus derechos ante el titular de la web que aparece en el aviso legal. Si quieres eliminar tu información personal de los buscadores de Internet puedes ejercer tu derecho al olvido. Si has ejercido tus derechos y no has recibido una respuesta o no estás de acuerdo con lo que te han contestado, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) te ayuda a tutelar tus derechos.

No lo olvides Desconfía de los sitios web que te solicitan información personal pero no te informan acerca de quién es el responsable que va a tratar tus datos personales, de la finalidad para la que se van a destinar y de la forma en la que puedes ejercer tus derechos. Antes de facilitar tus datos personales, infórmate sobre lo que van a hacer con ellos, quién los va a tratar y cómo puedes ejercer tus derechos. 

¿CÓMO PUEDO USAR EL NAVEGADOR PARA QUE NO ALMACENE TODOS LOS PASOS QUE DOY POR INTERNET?

Cuando navegas por Internet, por defecto toda la actividad que has realizado con el navegador, se almacena directamente en la memoria de tu ordenador o dispositivo, no desaparece, de tal forma, que es posible saber todos los pasos que diste en un momento dado por Internet. Para evitar esto, y especialmente si haces uso de dispositivos públicos o compartidos con otras personas, los navegadores incorporan la opción ?navegación privada?. 

Debes saber qué información manejan los navegadores ¿Sabes por qué? conocer qué información almacenan los navegadores sobre ti y qué opciones incorporan para que puedas gestionarla adecuadamente, es importante para evitar riesgos como los siguientes: que toda tu actividad en Internet esté expuesta a cualquier persona que tenga acceso al navegador, dar pistas acerca de tu comportamiento y preferencias en la Red, que tu sesión en un sitio web quede abierta en el navegador y suplanten tu identidad.

Consejos y recomendaciones 

Independiente del navegador que utilices, es necesario que adoptes una serie de medidas para minimizar los riesgos a los que te expones cuando lo usas para navegar por Internet. El riesgo de pérdida o robo siempre va a existir, por tanto: mantén el navegador actualizado a la última versión, elige complementos y plugins de confianza, descárgalos solo de sitios conocidos y con buena reputación como son las páginas oficiales de los navegadores, instala un verificador de páginas web, normalmente proporcionado por los principales antivirus, revisa las opciones de configuración del navegador y habilita aquellas que consideres más interesantes para proteger tu privacidad y mantenerte más seguro. Borra el historial de navegación cuando no lo necesites, elimina las cookies, esos pequeños ficheros que guardan información de los sitios que visitas, utiliza un gestor de contraseñas para almacenar y custodiar tus claves de acceso y evitar así utilizar tus navegadores como gestores de contraseñas. Cierra siempre la sesión cuando salgas de una página en la que te hayas autenticado con usuario y contraseña. Con esta acción evitas que si una persona utiliza tu ordenador o tu dispositivo móvil pueda acceder a tu información personal usando la sesión que has dejado abierta. 

La navegación privada evita que otras personas sepan las páginas que has visitado, los productos que has adquirido, la publicidad que te ha interesado, etc. 

¿QUIÉN PUEDE VER LO QUE PUBLICO EN UNA RED SOCIAL?

Lo primero que debes saber es que las redes sociales ponen a tu alcance distintos recursos para que puedas divulgar y compartir con otras personas la información que tú quieras sobre tu vida personal o profesional, pero ten en cuenta que dicha información, aunque la borres, quedará como mínimo registrada en los servidores de la red social y además, cualquiera que la haya visto podría haber hecho uso de ella, ya sea copiándola o difundiéndola. 

Debes ser consciente de que la información que compartas en una red social puede ser vista por terceras personas sin que tú lo sepas. Esto se debe a que las personas a las que das acceso a tu información, eligen a su vez quien puede tener acceso a su perfil: amigos, amigos de amigos o todo el mundo. Por tanto, aunque parezca que tienes controlado con quien compartes aspectos privados de tu vida, siempre puede haber una pérdida de control de la información: si compartes una foto con tus contactos, y uno de ellos da un ?Me gusta?, un amigo de tu contacto, al cual tú no conoces, ¿podrá ver esa foto? Antes de publicar información personal en una red social, plantéate qué quieres compartir y con quién.

 Consejos y recomendaciones 

¡No publiques más información de la necesaria! Cuando te registres, algunas redes sociales te solicitarán muchos datos sobre ti: domicilio, lugar de trabajo, colegio, gustos, aficiones, familiares, etc., que no son obligatorios. Valora qué información personal quieres proporcionar. Hay cierto tipo de información que no deberías publicar en tus perfiles para que no comprometa tu privacidad ni sea utilizada en tu contra acarreándote problemas o conflictos personales o laborales: datos personales, contraseñas, Datos bancarios, teléfono móvil, planes para las vacaciones, comportamientos inapropiados, insultos, palabras malsonantes, ideologías, datos médicos o relativos a tu salud.

Con el paso de los años, lo que publicas en Internet se convierte en tu reputación digital. Empresas, compañeros de trabajo, amigos, etc. pueden tener una imagen tuya condicionada a la información personal publicada. 


¡A tu información que sólo acceda quien tú quieras! Revisa las opciones de configuración de cada red social para tener controlados los principales aspectos de privacidad y seguridad: conocer quién tiene acceso a tus publicaciones, saber quién te puede etiquetar, si tu perfil está visible a los buscadores de Internet, conocer la geolocalización de las publicaciones, etc. Si no sabes cómo se hace, consulta la colección de vídeos de seguridad en redes sociales, los cuáles explican paso a paso cómo configurar las opciones de privacidad y seguridad en los siguientes servicios (videotutoriales):  Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, Whatsapp, Youtube. Tu perfil en una red social no debería ser una puerta abierta a tu intimidad personal.

IDENTIFICANDO TIMOS Y OTROS RIESGOS EN EL SERVICIO DE MENSAJERÍA INSTANTANEA

Conocer las estrategias de engaño que utilizan los ciberdelincuentes te puede ayudar a evitar caer en sus trampas. 

Presta atención si recibes: mensajes de contactos desconocidos, enlaces a páginas webs. Si no conoces, mejor no agregues. No hagas clic si no sabes a que página te redirige, mucho menos si se trata de un enlace acortado. No reenvies mensajes en cadena, contrasta la información y asegúrate que la información que te está llegando es veraz. Pon especial atención si el mensaje: alarmista, cuando expresan que si no haces lo que te piden pasará algo, si solicita información privada, datos personales, bancarios, etc. , si es un premio/cupones/sorteos, te prometen algo simplemente por rellenar una encuesta, descargar una aplicación, facilitar tu número de teléfono, etc. 

Consejos y recomendaciones, riesgos de privacidad 

Si no quieres que una información sobre ti se haga pública, mejor no la difundas a través de un chat, no sabes lo que tus contactos podrían hacer con ella. 

Algunos consejos: busca una foto de perfil que no sea muy comprometida, bloquea usuarios Decide con quién quieres mantener comunicación y con quién no. 

Información de estado: no utilices tu estado para facilitar información privada sobre ti.  Asegúrate de que el intercambio de mensajes esté cifrado, así, aunque alguien los intercepte, no podrá comprenderlos. Haz uso de la opción de chat privado y/o secreto y evita que personas ajenas a la conversación puedan espiarla. Realiza copias de seguridad sino quieres perder los mensajes de chat. 

Cómo identificar elementos sospechosos que deben ponerte en alerta. Suplantación de identidad: las apps de mensajería instantánea en smartphones no suelen pedir usuario y contraseña cada vez que las utilizamos. Esto significa que, en caso de pérdida o robo, la persona que se haga con el dispositivo podría enviar mensajes a todos los contactos de la víctima haciéndose pasar por ella. Establece una contraseña de bloqueo en el smartphone, así impedirás que lo utilicen sin tu consentimiento. 

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE LA INFORMACIÓN QUE SE DIFUNDE POR INTERNET?

Desconfía de las cadenas de mensajes En la Red circulan un sinfín de bulos o falsas noticias que a menudo generan inquietud sin ningún fundamento en aquellas personas que las reciben. Con frecuencia estas falsas noticias se utilizan para engañarte y que accedas a un sitio web infectado con un virus y que está siendo utilizado para propagar software malicioso. En otras ocasiones la finalidad de estas falsas noticias es aumentar el número de visitas que recibe un sitio web a fin de aumentar sus ingresos por publicidad o recopilar tus datos personales, contraseñas, etc.

Ten en cuenta que: detrás de estos mensajes pueden esconderse campañas de phishing. Cuando pinchas o participas en el reenvío de una cadena de mensajes de este tipo puedes estar facilitando información personal sobre ti o terceras personas a desconocidos. Con frecuencia, tienen por objeto captar direcciones de correo electrónico, los datos personales, listas de contactos, tipo de dispositivo utilizado, etc. que utilizan para otros fines lucrativos. 

Consejos y recomendaciones:

 Cualquier entidad con cierta reputación, se comunica con sus clientes a través de sus páginas web y de sus medios de comunicación oficiales. Si recibes un mensaje de una red social, banco o cualquier otro servicio conocido, etc. no abras el mensaje y accede a su web directamente tecleando la URL desde el navegador. 

Si realmente recibes una alerta importante, los medios de comunicación también habrán sido informados, revisa las webs de los principales medios de comunicación. Si dudas sobre la veracidad de un determinado mensaje, pregunta a la parte implicada directamente. 

No reenvíes cadenas con mensajes alarmistas, especialmente aquellas que tienen enlaces a sitios web o a descarga de apps que desconocemos. Revisa las opciones de configuración de tus apps de mensajería instantánea y redes sociales para tener controlado quién puede contactar contigo. 

QUIERO PROTEGER MI CORREO ELECTRÓNICO

¿Qué puede pasar si alguien accede a tu correo electrónico? El correo electrónico es una fantástica herramienta que te ofrece muchas posibilidades, tanto en el trabajo como en el ámbito privado, pero tienes que ser precavido cuando lo uses, por tanto, cúrate en salud y aplica las siguientes recomendaciones: asegúrate que utilizas una contraseña robusta y que no la estés utilizando para acceder a ningún otro servicio.  Siempre que un servicio lo proporcione, activa la verificación en dos pasos para añadir una capa extra de seguridad en el proceso de autenticación. Evita facilitar información que pueda comprometer tu privacidad, en caso de que no tengas otra elección, cifra o comprime los ficheros con alguna contraseña que solo conozca el destinario del email y tú. 

No abras correos de usuarios desconocidos y elimínalos: podrían contener ficheros con malware, enlaces a páginas maliciosas o que suplantan la identidad de alguna entidad, etc. Aunque el remitente del correo sea conocido, si el mensaje te resulta sospechoso, consúlta directamente a esa persona para confirmar que no han falseado su dirección de email. No te olvides de realizar copias de seguridad para que no pierdas información de valor por si hubiera algún problema con el servidor de correo. 


Pérdida de privacidad. Tus conversaciones privadas quedarán expuestas. Tendrán acceso a tus contactos y documentación importante enviada/recibida por email: facturas,  nóminas, DNI, fotografías, vídeos, etc. 

Problemas de seguridad. Puedes perder el acceso a la cuenta si cambian tu contraseña de acceso o los métodos de recuperación de cuenta alternativos: otra dirección de email, número de teléfono, etc. Si tienes otros servicios asociados a esa dirección de email también podrían verse afectados: PayPal, Amazon, Facebook, Dropbox, Etc. 

Suplantación de identidad. Pueden enviar todo tipo de emails en tu nombre para: dañar tu reputación, ciberacosar a otras personas, enviar correos fraudulentos: phishing, malware, scam, etc o incluso poner en circulación bulos/ hoax y spam/publicidad no deseada 

¿QUÉ TENGO QUE TENER EN CUENTA SI GUARDO MI INFORMACIÓN PERSONAL EN LA NUBE?

La nube tiene ventajas indudables: tu información siempre estará accesible desde cualquier lugar que te permita conectarte a Internet, no se perderá si te roban o pierdes tu terminal móvil o tableta,  la información se almacena en los servidores del servicio, hacen funciones de copias de seguridad, te permite compartir información fácilmente con quien queramos sin necesidad de usar pen drive, disco duro, etc. Podrás sincronizar los dispositivos móviles con el ordenador para acceder a la información desde todos ellos. No pongas en peligro tu información. Ten en cuenta que una contraseña débil de acceso al servicio, un fallo de seguridad en los servidores del servicio, un ataque de un hacker o el simple robo del terminal, si no está correctamente protegido, podría exponer tu información a personas no autorizadas o simplemente desaparecer, si por ejemplo el servicio cierra y no teníamos copias de seguridad en otro soporte. 

Consejos y recomendaciones

Elige las opciones y los servicios de almacenamiento que mejor se adapten a tus necesidades, lee sus términos y condiciones de uso antes de aceptarlos y, si los usas, sigue estos consejos: asegúrate que el acceso al servicio en la nube sea bajo HTTPS, configura correctamente las opciones de privacidad y seguridad que proporciona el servicio. Para mayor seguridad, cifra tus datos más confidenciales antes de subirlos al servicio de la nube, utiliza una contraseña robusta de acceso y no la compartas, haz copias de seguridad en soportes alternativos. Si compartes ficheros, asegúrate que el destinatario es realmente quien deseas. 

NO TENGO CLARO PARA QUÉ ESTÁ UTILIZANDO MI HIJO INTERNET, ¿QUÉ PUEDO HACER?

Los beneficios que aporta Internet a nuestros hijos son indudables ya que pone a su alcance información, herramientas y servicios online que facilitan su aprendizaje, completan sus opciones de tiempo de ocio y les ayuda a mantener sus relaciones sociales. Sin embargo, en Internet están expuestos a ciertos peligros que es necesario conocer: contenidos inapropiados, imágenes o información que les resulta dañina por su edad, madurez, sensibilidad, o por la propia temática o su tratamiento, pérdida de privacidad, publicación excesiva de información privada que podría ser utilizada en su contra, incorrecta gestión de información de terceros, problemas por publicar o reenviar información de otras personas sin su permiso, suplantación de identidad ya que alguien podría hacerse pasar por el menor utilizando sus perfiles reales, o directamente creando alguno falso para hacerle dañ, envío de imágenes, vídeos o textos propios de carácter sexual, daño intencional, repetido entre iguales que se materializa a través de medios digitales, acercamiento de un adulto a un menor con fines sexuales a través de Internet. 

Consejos y recomendaciones 

La supervisión, acompañamiento y orientación de los padres es esencial para promover entre los menores el uso seguro y responsable de Internet. Una de las maneras más efectivas para mediar en el uso que hace tu hijo de Internet, pasa por prestarle atención cuando está conectado. Algunos ejemplos de cómo hacerlo: conoce las amistades en la red de tus hijos, las aplicaciones que utilizan y sus intereses, fomenta el intercambio de conocimientos y experiencias sobre Internet, de esta manera encontrarán menos dificultades a la hora de trasladarte sus dudas y preocupaciones, comparte actividades (ej. que te ayude a configurar las opciones de privacidad de las redes sociales, échales una partida a un juego online), es una de las mejores formas para supervisar su actividad en Internet y trasladarles nuevos puntos de vista con la intención de sensibilizarles. 

Cada cosa tiene su tiempo. Ve adaptando las reglas y límites establecidos en función de la edad y la confianza que te generen tus hijos. Algunos servicios online, como las redes sociales, requieren de cierta madurez para su uso. Toda esta información se puede encontrar explicada de forma detallada tanto en la web de Menores OSI como en Tú decides en Internet.

También se recomienda consultar la guía Sé legal en internet que pretende ayudar al menor a identificar posibles situaciones de acoso y enséñales a ser legales en internet que tiene el mismo fin, pero dirigida a padres y educadores. De manera adicional, estas tareas se pueden complementar con herramientas de control parental cuyas principales funcionalidades son: evitar el acceso a contenido inapropiado del menor, limitar el tiempo de uso de los dispositivos o de cierto tipo de aplicaciones, impedir que haga uso de determinado vocabulario, realizar tareas de monitorización para conocer los sitios web que ha visitado. 

 ?Últimamente mi hijo está extraño. Creo que el ordenador y el móvil le están cambiando y no sé cómo averiguar lo que está haciendo o con quien se relaciona. ¿Cómo puedo actuar?? Los cambios de humor o de estado de ánimo en el menor pueden deberse a varios factores, como el estrés emocional que provoca la visualización de contenidos que no son apropiados para su edad o por situaciones de acoso. Ninguna herramienta debe reemplazar al diálogo y la educación entre el menor y sus familiares y educadores.